Hormonas que intervienen en el control del Apetito.



El apetito como toda acción del cuerpo humano se ve regulada por una serie de mecanismos fisiológicos y bioquímicos los cuales van desde el cerebro hasta el aparato digestivo dentro el organismo, siendo capaz de mantener el papel metabólico principal de una nutrición adecuada en donde se maneja un balance energético equilibrado.
Según María Obregón, “Se entiende por balance energético el conjunto de mecanismos fisiológicos que contribuyen a mantener un equilibrio entre la ingesta calórica y el gasto energético”.[i]
Dicho esto, al compararse el peso corporal que se maneja con el planteado para el señor A'petitus, se puede concluir que posee una gran variabilidad dentro de su consumo energético diario y una desestabilización dentro del balance energético, refiriéndose a un balance energético positivo. Esto nos indica una sobrenutrición en donde la cantidad de ingesta de alimentos es mucho mayor que la utilización de los mismos. Por otro lado se puede asumir una disminución en la actividad física en relación a la falta de gasto energético. Además, como persona obesa se encuentra en un estado en el cual la ingestión de energía excede el gasto de energía por un periodo prolongado.

Balance_energetico..PNG






Para alcanzar el estado de bienestar físico el Sr.A'petitus debe mantener la homeostasis energética, la cual es una relación de equilibrio entre la oferta y demanda calórica del organismo, durante un periodo de tiempo determinado.









Figura 1. Balance energético. La estabilidad del peso corporal es el resultado del balance entre la ingesta de alimentos y el gasto energético. El apetito es un sistema que regula en el corto plazo la ingesta de alimentos. Las hormonas leptina e insulina son factores de adiposidad que regulan en el largo plazo el peso corporal.(Acta méd. costarric. Vol 52 (2), abril-junio 2010).[ii]


El balance energético está constituido por dos elementos; uno que cumple su función a corto plazo, regulado por los hormonas y péptidos gastrointestinales y otro a largo plazo, regulado por las hormonas como insulina en conjunto con la peptina.
Hypothalamus_small.gifEl hipotálamo, una glándula endocrina localizada en el cerebro, constituye el centro integrador que liberara las hormonas que actúan como inhibidoras o estimulantes del apetito, trabajando en conjunto con la secreción de otras hormonas en la adenohipófisis para mantener la homeostasis del organismo.

En estado ayuno o post-pandrial el hipotálamo genera señales que le indican al sistema nervioso central el estado energético del cuerpo, este será capaz de generar respuestas que influyan sobre el apetito y el balance energético.




1_tmbs_66a.png
A mediados del siglo XX a través de Gordon Kennedy se planteó un modelo homeostático donde se identifica el papel del hipotálamo en la regulación del apetito a través de su constitución anatómica, refiriéndose al mismo en dos áreas:
Núcleo lateral: centro de alimentación relacionado con el estimulo de hambre en el organismo.
Núcleo ventromedial: centro de saciedad.
Por otro lado, el núcleo arcuado del hipotálamo (ARC, por sus siglas en inglés, también llamado núcleo infundibular) se encuentran grupos neuronales con función antagónica encargados de expresar:
  • Propiomelanocortina/transcripto regulador por cocaína y anfetamina (POMC/CART), que ocasionan una supresión del apetito.
  • Péptido relacionado a agouti/Neuropéptido Y (AgRP/NPY) que son orexigenicas encargadas de la estimulación a consumir alimentos. (Fig 2)

Fig. 2 . Ambas poblaciones se proyectan al núcleo paraventricular (PVN, por sus siglas en inglés), aunque el ARC también se comunica con otros núcleos hipotalámicos como el núcleo dorsomedial (DMN, por sus siglas en inglés), LHA y VMN.


Una alteración de este sistema, traerá como consecuencia la aparición de una de las epidemias mundiales con mayor incidencia según la OMS la obesidad, definida por el índice de masa corporal (IMC).

Regulación a corto plazo:


A través de éste mecanismo el organismo es capaz de de regular el apetito respondiendo a los factores de saciedad controlando así la ingesta de alimentos. La hormona Ghrelina, un polipéptido de 28 aminoácidos producido por las células epiteliales gástricas, se considera un potente estimulador del apetito en el organismo, actuando como ligando sobre receptores ubicados en el hipotálamo para aumentar la sensación de hambre.
La secreción de ghrelina por parte de las células gastrointestinales aumenta durante el ayuno y sobre todo antes de las comidas, caracterizándose por un mayor nivel de concentración plasmática y su nivel disminuye aproximadamente a partir de una hora posterior al consumo de alimentos, lo que indica su relación con la comida.
Al Sr. A'Petitus se le diagnosticó diabetes tipo II; una enfermedad en donde el organismo se encuentra en un estado de ayuno prolongado, por lo cual podemos concluir que los niveles de concentración de dicha hormona en el plasma sanguíneo deben estar muy elevados inclusive después de la ingesta de alimentos.

Por otra parte, el péptido YY, una hormona proteica gastrointestinal formada por 36 aminoácidos, localizado en las células de la luz de la mucosa del ilion y colon, es secretada por las células neuroendocrinas del sistema digestivo en respuesta de una ingesta de alimentos, tiene como función fisiológica retardar la sensación de vacío en el sistema digestivo actuando sobre el receptor hipotalámico Y2R.Es por esto que se eleva la eficiencia de la digestión y absorción de nutrientes en un estado post-pandrial, además de traer como consecuencia la disminución del apetito y consumo de alimentos.

Apetito_Homonas_Corto_Plazo.PNG
Esquema I. Niveles de secreción hormonales encargados de la regulación
del apetito a corto plazo en los estados ayuno y post-pandrial.


A través de ello, se puede decir que el paciente Sr. A' Petitus posee los niveles de péptido YY disminuido en condición post-pandrial.
De igual manera otra hormona secretada por el intestino delgado específicamente por las células de la mucosa del duodeno y del yeyuno, llamada Colecistoquinina produce una sensación de saciedad, ya que es secretada en repuesta de la ingesta de alimentos. Se considera una hormona reguladora del apetito en donde su función es estimular la secreción de bilis y enzimas pancreáticas, las cuales intervienes y participan en la digestión. Ella se activa por estimulación de concentraciones de ácidos grasos y proteínas trayendo como consecuencia una sensación de saciedad y disminuyendo el hambre.

La saciedad resulta de la acción coordinada de una serie de señales neurales y humorales que nacen en el tracto gastrointestinal, en respuesta a las propiedades fisicoquímicas de los alimentos ingeridos. (Acta méd. costarric. Vol 52 (2), abril-junio 2010).[ii]
El hipotálamo constituye así el centro principal donde se procesan las señales gastrointestinales, a partir de dichas hormonas de regulación de corto plazo que inician su actividad a través de los componentes fisicoquímicos que poseen los alimentos. El hipotálamo posee un núcleo del tracto solitario el cual es un área del tallo encefálico caudal que recibe toda la información sensorial transmitida a partir de los nervios vagos o fibras aferentes que recorren parte del tubo digestivo.


external image hambre1.jpg
Figura 3. Hormonas que intervienen para estimulos de hambre y saciedad.



Regulación a Largo Plazo

La hormona Leptina es también llamada OB debido a su descubrimiento en 1994 en trabajos en ratones, donde se halló el gen responsable de la obesidad (OB). A partir del descubrimiento del gen que codifica un mRNA adiposoespecífico para leptina, ha permitido desarrollar una serie de estudios señalando así la gran importancia de dicha hormona dentro de los mecanismos que garantizan el buen mecanismo para la homeostasis energética.
El gen Ob(Lep) en el hombre se encuentra localizado en el cromosoma 7, lo cual asegura la secreción de leptina 16kDa péptido en el tejido adiposo que traspasará la barrera hematocefálica hacia el sistema nervioso central, en donde interaccionara con receptores específicos presentes en núcleo hipotalámico produciendo una señal que informa al cerebro después de una comida que el cuerpo ya tiene suficiente alimento, es decir produce una sensación de saciedad.La leptina producida en adipocitos al llegar al núcleo hipotalámico actuará como ligando para una serie de receptores de citoquinas que funcionan a través de las vías de señalización de JAK/STAT, PI3K y MAPK.
Al unirse la leptina al receptor sufre un cambio conformacional conduciendo a un aumento de fosfatidilinositol-3-quinasa (PI3K) y AMPK a través de la activación de la vía JAK / STAT de señalización; lo cual activa el eje de anorexigenos (supresión del apetito) estimulando la síntesis de POMC (Proopiomelanocortina) por despolarización de un canal catiónico inespecífico y CART (Transcrito relacionado con anfetaminas y cocaína, supresor del apetito). (Fig. 4). A su vez inhibe la producción del Neuropéptido Y y el AGRP considerados como inductores del apetito que se encuentran a nivel del hipotálamo.

Video 1 Leptina y obesidad [iv]

La leptina es secretada por los adipocitos y su nivel de secreción estará determinado por la cantidad de tejido adiposo que posea el organismo. A mayor almacén de grasa corporal, habrá mayor cantidad de adipocitos que secreten dicha hormona.
El paciente Sr. A’petitus posee una gran cantidad de tejido adiposo debido a su problema de obesidad, por lo tanto se puede asociar que los niveles plasmáticos de Leptina se encontraran en gran nivel. Así como se asume que en ayuno y en personas de bajo peso será muy poca su secreción. No obstante, dicho paciente debe posser resistencia a la leptina o un defecto en el transporte de la hormona a través de la barrera hematoencefálica hacia los receptores ubicados en el hipotálamo.



hypothalamic-appetite-control.jpg
Figura 4. Hormonas polipeptidas regulación de largo y corto plazo. [iii]

Otra hormona dentro de la regulación a largo plazo consiste en la insulina; hormona polipeptídica formada por 51 aminoácidos, producida y secretada por los islotes de Langerhans del páncreas especificamente las celulas beta; ante el consumo de alimentos. Una de sus funciones primordiales es la regulación de la glucemia, manteniendo equilibrada la concentración de glucosa en sangre, el aprovechamiento metabólico de los nutrientes, sobre todo con el anabolismo de los carbohidratos. Por otro lado también participa en la regulación del metabolismo de lípidos por el cual interviene en la regulación a largo plazo del apetito una vez el organismo ingiere comidas.

Así secretada la insulina recorre el organismo llegando al sistema nervioso por un proceso de transporte mediado por receptores a través de las células endoteliales de los capilares cerebrales en donde los receptores de la insulina están localizados en las mismas áreas hipotalámicas claves que reduce el apetito y el peso corporal. (Fig 4).
Cuando se produce una delección en el receptor de insulina de las neuronas, o defectos en su secreción genera obesidad, este último, caso que se presenta en el Sr. A’petitus por considerarse Diabético tipo II.
Al unirse la insulina con su receptor produce un cambio conformacional en su estructura permitiendo que este se autofosforile y sea capaz de fosforilar captando las proteínas sustrato de este, causando activación de las proteincinasas provocando la fosforilación del factor de transcripción FOXO, provocando que el mismo se separe de la región promotora de algunos genes y se reubique en el citoplasma.
La regulación de la actividad de FOXO por la insulina, afecta la transcripción de neurotransmisores a partir del hipotálamo, favoreciendo la expresión de POMC que suprimirá el apetito.


Regulacion_apetito_largo_plazo.PNG
Esquema II. Niveles de secreción hormonales encargados de la regulación del apetito a largo plazo en estado ayuno y post-pandrial.





Apetito_Descontrolado.jpg



Controla tu apetito, cuida tu cuerpo. Con solo una dieta balanceada en horas adecuadas, tus hormonas trabajaran al máximo por ti para darte toda la energía que necesitas..!!! J

Nina_comiendo.gif


NO TE EXCEDAS EN COMIDAS, bríndale a tu cuerpo solo lo necesario!


La sociedad está dividida en dos grandes clases: la de los que tienen más comida que apetito y la de los que tienen más apetito que comida.

(Chamfort)


Tu puedes ser el equilibrio!








[i] OBREGON P, María J. 9. Papel de la termogénesis en el balance energético

[ii] VÁSQUEZ-MACHADO Moisés, Ulate-Montero G. Regulación del peso corporal y del Apetito (Body Weight and Appetite Regulation. Acta méd. costarric. Vol 52 (2), abril-junio 2010.

[iii] Página de Bioquímica Médica. Tabla Descriptiva de las Hormonas Peptídicas

Referencias: Belgardt BF, Husch A, Rother E, Ernst MB, Wunderlich FT, Hampel B et al. PDK1 deficiency in POMC-expressing cells reveals FOXO1- dependent and -independent pathways in control of energy homeostasis and stress response. Cell Metab. 2008; 7: 291–301.[iv]http://www.youtube.com/watch?v=uwUAWXhxhEU