Esta es la dieta que se le ha sugerido al Sr. A’Petitus, con la finalidad de que pierda al menos 5Kg de peso (sólo tomando como referencia la dieta; junto a la rutina de ejercicio, la pérdida de peso será mayor) y principalmente, estabilizar los niveles de Triglicéridos, Colesterol y Glicemia.
Para lograr estos objetivos, tomando en cuenta que es un paciente geriátrico y con sobrepeso, lo primero que debe establecerse en la dieta, es que sea hipocalórica. Esto favorecerá la disminución del peso y a que la lipólisis se vea aumentada, dado que la rutina de ejercicios requiere alta producción energética, que será mayormente aportada por este proceso que por la dieta.
Otro punto importante, es que la dieta será distribuida en un mayor consumo de proteínas, que de carbohidratos y lípidos. Esto es con la finalidad de disminuir la colesterolemia y la glicemia. El consumo de carbohidratos será moderado, mayormente representado por fructosa (de origen vegetal, o de edulcorantes como la sacarosa). Dado que el paciente presenta niveles de ácido úrico elevados, se evitará incluir en la dieta carnes rojas; el consumo de carnes blancas no será restringido, dado que éstas no elevan los valores de ácido úrico drásticamente. A pesar de que los niveles de ácido úrico están elevados en el paciente, no son de alto riesgo. Sin embargo, es de suma importancia evitar que sigan aumentando, a fin de evitar complicaciones como la gota, que complicaría severamente el cuadro clínico (he aquí la razón de la exclusión de carnes rojas de la dieta).
Para disminuir la absorción de glucosa a nivel intestinal, también se incluirá el consumo de fibras en la dieta. Estas fibras deben ser de origen vegetal. Las fibras aportadas por cereales no favorecen a ningún proceso metabólico; éstos sólo facilitan la digestión y excresión. A su vez, debe ser una dieta hiposódica (baja en sales) para evitar la retención de líquidos y disminuir la presión arterial.
A continuación se presenta el cálculo del Metabolismo Basal del paciente, el cual sirve para determinar su requerimiento calórico, y a partir de éste, el diseño de la dieta que deberá seguir:
MB (Hombres)= 66 + (13,7 x Peso [kg]) + (5 x Altura [cms]) – (4,7 x Edad)
MB (Hombres)= 66 + (13,7 x 123) + (5 x 178) – (4,7 x 56) = 2377,9
Requerimiento calórico: MB x Factor de Actividad à En este caso, el paciente presenta poca actividad física, por lo que se utilizará el valor correspondiente a este caso:
2377,9 x 1,55 = 3685,745 Cal/día
La dieta se basará, en un requerimiento de 1500Cal/día aproximadamente, de manera que se logre una dieta hipocalórica.
Esta dieta comprenderá 5 comidas diarias: Desayuno, merienda, Almuerzo, merienda y Cena. Las meriendas son las únicas comidas permitidas entre comidas y deberán realizarse de acuerdo a las sugerencias hechas a continuación:

Wiki_Bioquímica_M2.jpgDESAYUNO: 1 taza de leche descremada o yogurt natural con 2 raciones de cereal (1taza en total) junto a 2 raciones de frutas. Puede alternar el yogurt con cereal por avena en hojuelas preparada con leche y canela. No omitir la fruta.
MERIENDA: 1 barra de cereal o un sobre de galletas integrales.
ALMUERZO: 2 ruedas de pescado medianas o 1 pechiga de pollo o pavo. Carne de conejo. ½ Taza de arroz integral. 2 raciones de vegetales al vapor o en ensalada, aderezada con poca sal y aceite de oliva. Un vaso de jugo de fruta, preferiblemente sin azúcar.

MERIENDA: Sándwich. Debe comprender 2 rebanadas de pan INTEGRAL con 2 rebanadas de jamón de pavo o queso mozzarella y un vaso de jugo de naranja o alguna fruta cítrica.
CENA: 1 ración de vegetales al vapor o en ensalada con una porción de atún fresco. De ser enlatado, que sea en agua. Se puede ingerir lo mismo que en el desayuno, con libertad de omitir la fruta o reducir la cantidad.
Además el paciente debe ingerir entre 6 y 8 vasos de agua diarios, de manera que favorezca la expulsión de la úrea por medio de la orina y reduzca sus niveles de ácido úrico.
Si se examina la dieta detenidamente, la ingesta de carbohidratos sigue un tanto elevada. Sin embargo, son en su mayoría de origen vegetal, como se tenía planteado, y se incluye el consumo de fibras en la dieta, que limitan su absorción.
Con el seguimiento de esta dieta, aunada al ejercicio y tratamiento indicados, los niveles sanguíneos de colesterol, glucosa y triglicéridos del Sr. A’Petitus comenzarán a normalizarse en poco tiempo.
Se sugiere que conforme los valores sanguíneos se normalicen, aumente la pérdida de peso y el aumento del rigor en las rutinas de ejercicio, se incorporen las carnes rojas a la dieta y se incrementen progresiva y moderadamente el consumo de grasas y carbohidratos, sin exceder los niveles recomendados en los controles nutricionales.